Wershin Montiel

Wershin Montiel

Social Profiles

Lunes, 01 Octubre 2012 12:01

SER LÍDER / Los Pensamientos

La siguiente frase la escuché reiteradamente en muchas reuniones de orientación para líderes:

“Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir”


Nada mal!... sin embargo, partiendo del hecho de que los pensamientos son un resultado creo que el cambio basado en esta premisa resultará, a su vez, superficial, limitado y difícil de sostener en el tiempo; y se profundiza lo limitante cuando creemos ser nuestros pensamientos y no logramos observar qué condiciones internas los definen, así como a nuestro hacer. 

Si nuestros pensamientos:

  1. Se fundamentan en creencias básicas como “no crezcas, no seas tú mismo, no triunfes, no pienses, sé perfecto, no disfrutes”, etc., originadas a su vez en creencias raíz (no merezco, no puedo, no sirvo, no valgo, etc.)
  2. Son orientados por mandatos que imponen restricciones innecesarias a la libertad individual.
  3. Sirven y se apegan a una percepción e interpretación errada de lo que somos, el falso sentido de identidad manifiesto en el ser determinado por el yo, el mí y el mío…

…en fin, si nuestro ser no se sirve de los pensamientos, sino que se le somete creyéndoles, incluso, el ser que es, entonces, tales pensamientos son limitantes.

Importa, entonces, dejar de ser el contenido de la mente (los pensamientos) y darse cuenta que somos un ser espiritual, profundo, capaz de observar nuestros pensamientos, evaluarlos, modificarlos, orientarlos y enfocarlos partiendo de un asunto más profundo que el pensamiento mismo: el sentido o propósito del ser. Observada la vida desde aquí, es posible generar (1) cambios en las creencias y (2) un Pensamiento Posibilitante que permita (3) cursos de acción conscientes y satisfactorios.

El Pensamiento Posibilitante es aquel que surge del sentido o propósito de vida; no de las creencias, experiencias o de lo aprendido. Es alineado a la razón de vida, es  ágil en la lectura y gestión de la información que le brinda el contexto a través de la percepción y es capaz de adecuarse a los cambios, así como de disentir para crear. Hace del líder un observador múltiple pues no solo se enfoca en el ser que es, sus pensamientos y acciones, sino que le son legítimos ser, pensamientos y acciones del igual diferente aún en medio del desconcierto. Le capacita para la gestionar la divergencia, para la convocatoria y desarrollo del concierto, así como para la construcción de las posibilidades. Pensamiento Posibilitante es fundamental para:

  1. El desarrollo del liderazgo de sí mismo y la maximización de la inteligencia personal y socio económica.
  2. El desarrollo del pensamiento estratégico, creativo e innovador.
  3. El desarrollo de las competencias conversacionales, emocionales y de la gestión de las creencias.
  4. El desarrollo de la estimulación temprana, la estimulación vocacional y la estimulación temprana al liderazgo profesional / empresarial.
  5. El desarrollo de la lectura de contexto familiar, social, organizacional, etc.
  6. La resolución de problemas, conflictos o de la  complejidad.
  7. La transformación íntegra, integral e integradora; y para la gestión del cambio.
  8. La gestión de equipos de alto desempeño.
  9. La planificación de visión del negocio, su profundización y expansión.
  10. Para el desarrollo de Redes Inteligentes y de Territorios Posibles.

     El cultivo del Pensamiento Posibilitante es determinante en la construcción de la diferenciación, genera mayores competencias, ventajas competitivas y posicionamiento. Es acerca de la vida y su trascendencia.

Lunes, 01 Octubre 2012 11:23

SER LÍDER / Enfoque Posibilitante

El ejercicio del liderazgo, en el actual contexto social y global, requiere de habilidades que trascienden al conocimiento técnico y de gestión de sistemas, a la confianza, posición o poder organizacional. Saber, cargo, autoridad y poder son conceptos referentes al líder, más no sus determinantes… y no le definen.

Es posible generar niveles importantes de rendimiento mediante la dirección, modelaje e influencia sobre el otro a fin de lograr objetivos y competir en cualquier nicho del mercado, incluso en el de la fe. Sin embargo, el liderazgo puede resultar limitante si el mismo se centra en el líder, su competencia, métodos, recursos, etc. Con frecuencia encuentro organizaciones con sueños en vías de frustración debido al “recorte de alas” que sufren a manos de su liderazgo; situación que, con el tiempo, atenta contra la vida del mismo liderazgo.

Importa entonces abordar una nueva concepción del ejercicio; una en la cual el líder genere ser mediante su propio ser y hacer. En este enfoque, líder es quien mediante voz y modelaje posibilita el desarrollo del igual diferente, concertando y construyendo satisfacción y, como resultado de la generación de éste potencial, desafíos al mercado.  Es común considerar que líder es uno que influye... les invito a pensar que líder es quien inspira!
   

Sentido es el proceso básico de la construcción de las posibilidades.

El líder posibilitante reconoce sus limitaciones y procura hacer concierto con su equipo y asesores, consciente de la legítima distinción del otro permitiendo su presencia participativa, proveyendo espacios para el error y la inteligencia personal,  la creatividad e innovación, la vivencia de roles organizacionales, y el desarrollo íntegro, integral e integrador de quienes interactúan con él y en la red de valor de la organización.

En este enfoque, el líder debe ser capaz de leer bien lo que hace contexto a su gestión y a los elementos que inciden en ella. Define los Qué y orienta los Cómo; importa entonces el desarrollo de las siguientes cualidades:

  1. Percepción / Atención.
  2. Observaciones eficientes y validación de opiniones.
  3. Comprensión y vivencia del sentido, el esfuerzo y la satisfacción.
  4. Desarrollo de competencias conversacionales.
  5. Desarrollo de competencias emocionales.
  6. Buen manejo de las creencias no religiosas.
  7. Lectura de contexto, y particularmente de las perspectivas organizacionales.
  8. Gestión del problema, conflicto y/o complejidad.
  9. Rol y delegación en el liderazgo.
  10. Sistemas de Gestión.

Finalmente, y no menos importante, es vital que los cursos de acción primarios del líder posibilitante, y de su equipo, se generen en el sentido de vida que los mueve. Sentido (o propósito) es lo que genera dirección, coherencia, pasión, valor de ser y visión de destino; y hace posible que el trabajo sea un privilegio por vivir y no solo una actividad a realizar. El líder posibilitante evita controlar a las personas, controla el esfuerzo. Soporta el sufrimiento dignamente. Para él pasado y futuro son referentes no determinantes; futuro es la construcción del presente pleno, y sabe que esto no es posible sin la participación del igual diferente… que no es posible sin el ejercicio de la fe.   

Miércoles, 25 Febrero 2015 10:23

Definiendo Objetivos

Es de importancia medular trazarse Objetivos para la Vida.

El ascenso a nuestros particulares "Everest" tendrá Logros Satisfactorios si, y solo si, nuestros Objetivos de Vida están bien planteados y planeados. No se trata de tomar decisiones cerradas, rígidamente estructuradas, sobre las que un asomo de azar y/o incertidumbre ya estropee todo el plan sumiendonos en estrés, ansiedad o depresión; sino de transitar un camino, un modelo, que nos permita orientar alineadamante nuestras acciones, sin perder agilidad ni adecuación. Para planearte un Objetivo para la Vida te invito a dar los siguientes pasos a través de la Indagación Inteligente. ¡Pregúntate!:

1. ¿Qué es lo que está ocurriendo?. Responder a esto es fundamental. No te quedes solo en la observación de los síntomas, lo que ves o sientes "a simple vista". Visualiza, escucha, siente el problema de fondo, la necesidad que te presiona o el conflicto que te vive. "¡No tengo dinero!", "¡No quiero trabajar!" o "¡¡Mi mujer me pega!!", entre otros casos, no es lo medular... son solo los síntomas. ¿Qué está ocurriendo más allá, en mis creencias, emociones, lenguaje, pensamientos y corporalidad?... ¿Qué está ocurriendo de fondo en mi entorno familiar, organizacional y social?... responder a estas preguntas, y similares, será muy importante para validar el Objetivo de Vida que te plantearás.

2. ¿Qué quiero?. Aquí comienzas la transición desde tu Estado Presente, donde identificas el problema, conflcto o necesidad, hacia tu Estado Deseado. Cuando estés redactando tu respuesta toma en cuenta los siguientes aspectos:

  • Trata de redactar sin hacer generalizaciones afirmativas o negativas. Tampoco omitas o distorsiones factores, no cedas al autoengaño.
  • Sé específico: ¡enfócate!... refiérete a una situación particular. No mezcles varios "líos".
  • Incluye evidencias: ¿qué vas a ver, escuchar y sentir cuando alcances tu objetivo?. Que puedas verificar tus resultados.  
  • La solución debe depender de ti. No hagas a Otro responsable por el alcance o no de TU Objetivo de Vida.
  • La solución será saludable para ti y tu entorno humano, biológico, laboral, escolar, etc. 

Antes de dar el siguiente paso, pregúntate: ¿PARA QUÉ lo quiero?

3. ¿Cuáles serán mis evidencias?. Te recomiendo establecer entre 3 y 5 evidencias claramente definidas, observables y medibles a través de tus sentidos. ¿Qué voy a ver, oir y sentir cuando lo logre?

4. ¿Qué pasos daré para vivir éstas evidencias?. Define la secuencia de acciones, en sentido progresivo, no "saltes actividades o tareas"... describe con claridad lo que vas a hacer. Una vez los hayas escrito "regresa al futuro" (a las evidencias que estableciste) y verifica en ejercicio de imaginación si las acciones tomadas fueron eficientes para tu Logro. Observate: ¿Qué sientes? ¿Qué hay en tus pensamientos, en tu lenguaje, emociones y creencias con respecto a lo que has alcanzado desarrollar como Objetivo para la Vida?... Observa bien, ¡escucha tu conversación interna!... luego haces los ajustes (si son necesarios) y das curso a las acciones.

Bueno, amigo, luego comparto contigo una segunda y tercera nota acerca de éste importante tema, donde podrás observar algunas preguntas que te ayudarán a observar cómo las creencias, las estrategias, la fisiología, las interferencias, los recursos y la ecología pueden influír en el logro de tu Objetivo para la Vida.

No olvides aplicar Fe y Amor!... no importará cuántas preguntas poderosas desarrollemos y apliquemos en nuestro hacer, si no hay Fe ni Amor... ya conoces la respuesta!

PD: nota basada en los trabajos de K. Pribram, G. Millar, E. Galater (1969) y Salvador Carrión (1996).

Martes, 19 Febrero 2013 10:09

Coherencia Organizacional

Hace pocos días alguien me preguntó sobre las razones por las que una organización, teniendo todos los recursos técnicos y financieros, sistemas y procedimientos, etc., no logre implementarlos eficientemente y alcanzar un clima organizacional satisfactorio. Sin pretenciones de absoluto, este fue mi aporte:

Entre muchos factores, debemos considerar que entre lo que la Organización (1) Siente, (2) Habla y (3) Hace debe existir una relación de coherencia. Si no hay tal probablemente es por que entre la misma y sus actores no hay alineación; es decir, no hay concierto entre el todo (Organización) y las partes (Individuos), por lo que no se vive una mutua fe e identificación, generando bajos niveles de compromiso y, como resultado, poca eficiencia y un clima organizacional no muy saludable.

Esto puede suceder por dos razones fundamentales:

1. No hay Coherencia Interna en los individuos. Es decir, entre los dominios del Lenguaje, las Emociones y la Corporalidad (Sentir-Hablar-Hacer) no existe balance. Cuando el Ser no esta alineado consigo mismo le resulta difícil hacerlo con una organización. Si ocupa cargos de gerencia o liderazgo, probablemente se observarán continuas limitantes y complicaciones en su hacer, mal manejo de la complejidad y de lo inusitado.

2. El Propósito Personal no se alinea al Propósito Organizacional. Es decir, el Hacer Organizacional no le hace sentido porque tiene otros sueños y por lo tanto otras necesidades, intereses, intenciones e, incluso, emociones. Otros horizontes!! De ser así, como no se encuentra "en su salsa", el individuo solo vive un deber o responsabilidad sobre los sistemas y sus procesos... jamás el trabajo le será un privilegio por vivir. Esta condición es limitante a la evolución organizacional porque no contribuye al "valor" del trabajo.
 

Si el caso lo es sobre la Coherencia Interna de la Persona Natural o Jurídica, podemos procurar inspirarles a generar cambios transformacionales (no solo posicionales) desde la Evolución del Ser y de la Cultura Organizacional.

Si lo es sobre uno de los aspectos de la Coherencia Interna del Individuo, podríamos modificar el tal trabajando desde otro de los dominios y así procurar balance.

Si se trata de Propósitos No Concurrentes... clarificar la relación y sus alcances en términos de responsabilidades, tiempos y entregables (resultados), a fin de generar una mutua provisión y previsión ante los cambios en el escenario personal - organizacional. Sin esta sinceración las mejores intenciones pueden sucumbir ante la realidad.

Bueno, el compartir continuó en complementación de las ideas y ejemplos; sin embargo, esta parte fue la medular. Espero sus opiniones y aportes.

Martes, 24 Febrero 2015 09:57

Decidiendo Proyectos

Hace algunos días una persona me preguntó
 
¿Qué haces tú para considerar si una propuesta de trabajo, o proyecto, es para ti?

Es una pregunta interesante y poderosa. Creo que no hay que dejar pasarla pues frecuentemente encuentro en mis consultas como Coach no pocos Seres Humanos tristes, resentidos, viviendo el miedo, ansiosos; con problemas físicos debido al estrés y la vivencia del trabajo o proyecto laboral en el que se encuentran como consecuencia de una decisión basada en lo emergente y apremiante del dinero, y no en lo importante de la vida. Sin dejar de sentir la común urgencia financiera y presión del entorno socioeconómico, y reconociendo la interpretación que cada cual tiene de lo que ocurre en su ambiente, este es mi aporte con respecto a la indagación que nos ocupa.

  1. Verifico en mi Ser si la propuesta o proyecto se alinea a mi Propósito. ¿Responde a lo que me direcciona? ¿Honra a lo que me da sentido de Valor, de destino y legado? Importa aquí estar atento a la información que mi cuerpo me da: respiración, dónde y cómo siento el proyecto, ¿es agradable?... y demás información sensorial.
  2. Verifico si mis Posibilidades apalancan la resolución del proyecto. ¿Mis talentos y habilidades naturales me hacen natural a la propuesta? 
  3. Verifico si la propuesta tiene resonancia en mis Anhelos con Significado. ¿El enfoque, contenido o sentido del proyecto es armónico a mis más Altos Sueños?
  4. Verifico si mi Saber - Hacer - Tener puede hacer sustentable mi relación con el proyecto. ¿Mis conocimientos, acciones y recursos hacen posible mi construcción exitosa en el proyecto?
  5. Si encuentro Sentido y Coherencia a través de las indagaciones anteriores, procedo a considerar mi participación en el proyecto desde las perspectivas financieras, administrativas y jurídicas. 

Hay algo más: FE!... en que mi Diseño responde al Propósito que mora en mi, y me entusiasma la Vida saber que Buenas Obras se prepararon de antemano para que yo anduviese en ellas. Haciendo esto me ha ido bien. No siempre obtengo el mejor contrato financiero, pero en cada uno de ellos logro enriquecer integralmente mi vida.

Un Abrazo!